domingo, 29 de agosto de 2010

¡¡¡Quebrantahuesos!!! (Gypaetus barbatus o buitre-águila con barbas)

Hello again. Después de una breve escapada al macizo pirenaico, pueden servir de aperitivo estas dos imágenes de este ave tan escasa que con su presencia animó nuestra estancia allí. Hay fotos mucho más buenas por la red, claro está, pero estas son mías y se reconoce al bicho, que ya es mucho.

Una sorpresa... pasó por encima de nuestras cabezas mientras una marmota chillaba como una descosida...

Y aquí otra de menor calidad, pero que me gusta, porque la hice mientras estaba llamando por el móvil notificando a la familia que habíamos llegado a nuestro destino después de mucho coche (veníamos del pirineo gerundense):


Se reconocen porque el bicho es muy grande y es característica su cola en forma de cuña, más larga en general que los demás águilas y buitres que podemos encontrar en nuestro país. Bueno, si queréis saber donde fueron realizadas: la primera cerca del Valle o Bal de Chistau (Pirineo aragonés). La segunda en pleno pueblo de San Juan de Plan, en el mismo valle.

El quebrantahuesos (Gypaetus barbatus) es una especie de ave falconiforme de la familia Accipitridae. Es un buitre notablemente distinto de otras aves de presa parecidas. Recibe su nombre por su costumbre de remontar huesos y caparazones hasta grandes alturas para soltarlos, es por tanto una especie osteófaga (de hecho, es la única ave que se alimenta casi exclusivamente de huesos): cuando los mamíferos carnívoros, cuervos y otras especies de buitres han hecho desaparecer las partes blandas, los quebrantahuesos acuden para alimentarse de los huesos. Cuando estos son demasiado grandes para poder tragarlos los agarra con sus patas y los deja caer en zonas rocosas para partirlos en fragmentos más pequeños que pueda ingerir.

Se le llama en latín buitre-águila con barbas porque al principio los taxónomos no sabían donde ubicarlo. Parece ser un miembro primitivo de la familia (aunque no por ello un fracaso evolutivo, lo único que pasa es que está hiper-especializado, y eso en el mundo actual y sobre todo en lo alto de la pirámide ecológica se paga caro). Lo de las barbas es porque las tiene:

Foto sacada de Wikipedia


Es una rapaz de gran tamaño, aun más grande que nuestras águilas y que los demás buitres ibéricos. Los adultos logran una longitud de 100 a 115 cm. Las alas alcanzan una extensión de 240 a 280 - 300 cm. (¡¡Es enorme!!). El peso es de 5.2 a 6.2 kg.

Se trata de una especie amenazada en amplias zonas de su distribución, y en el continente europeo es un animal en grave peligro de extinción que ha desaparecido de varias regiones donde antes era abundante. Vive siempre en cordilleras con poca influencia humana.

Actualmente en España el quebrantahuesos habita en el Principado de Asturias (Picos de Europa) y Los Pirineos. En Jaén, en las Sierras de Cazorla y Segura existieron hasta hace unos veinte a treinta años. Los polluelos criados en semilibertad en los Picos de Europa y los Alpes, donde esta especie se había extinguido, se han instalado allí sin problemas. En la actualidad únicamente se han mantenido sin extinguirse en los Pirineos. Se espera reintroducir también la especie en la sierra de Cazorla y la de Segura.

Fuera de España se le puede observar en los Alpes (donde ha sido reintroducido como ya se ha dicho), Norte de África, el Valle del Rift, Sudáfrica, Grecia y desde Anatolia hasta los montes Tian Shan y el Himalaya.

Al Quebrantahuesos en inglés se le conoce por “Lammergeier” y “Bearded Vulture”. En portugués se le refiere por “Quebra-osso”.

domingo, 15 de agosto de 2010

Viaje Pirineos 5 (de la Sierra de Abodi al Valle de Zuriza)




¡¡¡Hola de nuevo!!! 

Una nueva entrega de las aventuras y desventuras de un joselez en apuros por las montañas septentrionales ibéricas está a punto de empezar en este bloj. Cuando resulta que, cosas que pasan, en la vida real Joselez va a "subir" de nuevo hacia esa cordillera mágica que son los Pirineos, también se da cuenta de que hace ya casi un año que fue hasta allá. Cuando parecía que todo estaba perdido, que ya Joselez no iba a publicar más... ¿se habrá cansado del blog? se preguntaba alguien. ¿Le habrá pasado algo en las manos que le imposibilita la escritura?

Arrendajo (Garrulus glandarius) en el camping y Avellano (Corylus avellana) 


 Pues no. Ocurre que se juntaron varias cosas como el final de curso, exámenes y la compra de un piso y posterior mudanza y lío múltiple de casas (esto de tener las cosas que necesitas en ese momento en la otra casa es de lo más estresante), más el escacharramiento del computador y el pseudoarreglo (ahora con los pedales va mejor, no os creáis, pero todavía se me cuelga...) del mismo, etc., etc.
Bueno, que sí, que soy un perro, pero la cuestión es que estoy otra vez aquí, que he descuidado mis deberes blogueriles, y aún así habéis tenido la amabilidad de seguir ahí. ¡MUCHAS GRACIAS!


Y ahora sí que sí, allá va el nuevo episodio de este culebrón que es la jornada en la que subimos al Orhi por la Sierra de Abodi. Os sitúo: estabamos en los Pirineos navarros, durmiendo en un camping de Ochagavía, y esa misma tarde íbamos a ir hacia otro camping, el de Zuriza.


Vistas de Ochagavía u Otsagabia.Subiendo ya a la Sierra de Abodi, nos pasaron cerca algunos buitres y milanos reales.
  Ya se veía el Orhi: 
El Bosque o Selva de Irati se extiende ininterrumpidamente durante kilómetros y kilómetros, más allá de donde alcanza la vista. No en vano es una de las masas forestales más vastas de Europa. 

Ahora unas florecillas: Un pequeño botón de oro (Ranunculus sp.) y a continuación una Campanulácea: Campanula cochleariifolia.

 
 
Una margarita, Bellis perennis?, y una bonita Linaria alpina, algo desenfocada (ejem...). Y por allí andaba la Pritzelago alpina, a la que no hice fotos porque la confundí con otra ¡NOOOOOO....!!!! 


Más campanillas y un cardo típico de estos prados alpinos, que están tan altos (los prados) que ya superan el límite altitudinal del bosque (aquí hace tan mal tiempo durante la mayor parte del año que sólo sobreviven matujas como estas, que no levantan mucho del suelo y suelen crecer -y florecer- sólo en verano). 



Un haya solitaria desafía los vientos huracanados del lugar, y a cambio se desarrolla "en bandera", es decir, asimétricamente. Se nota que los vientos van ladera arriba. Ahora van una serie de imágenes del pico Orhi y sus alrededores. El Pico de Orhi es conocido por ser el “dosmil” más occidental del pirineo, es una de las cumbres más altas del Pirineo navarro. Tiene una altitud de 2.021 metros. Es muy atractivo para la práctica del montañismo.

Al llegar al collado donde había un pequeño aparcamiento nos bajamos del coche. Íbamos en dos coches porque nos habíamos juntado con mis padres y más hermanos (si es que somos de un familiar...). El viento casi nos tiraba, pero había paisajes que te quitaban el hipo (por lo bonitos y grandiosos, no es que dieran miedo)...



Bajamos ya a los alrededores de un bar-restaurante que sirve de centro de reunión de montañeros y esquiadores en la Sierra de Abodi. Dando un paseíllo pudimos ver, antes de adentrarnos en el hayedo, algunas matas de lampazo o bardana (Arctium lappa), cuyos ganchitos -si no lo apreciáis en la foto podéis clicar encima para hacerla más grande- sirvieron de base para inventar el velcro. Es decir, que la naturaleza ya lo había inventado antes, porque hay muchas plantas como esta, con ganchitos cuya función es que se peguen al pelo de los animales (o a nuestra ropa) y nos llevemos lejos sus frutos para dispersarlos por aquí y por allá.


Aquí tenemos una ortiga muerta (Lamium sp., si no me equivoco, aunque también se parece a Galeopsis), llamada así porque tiene hojas similares a las de la ortiga, solo que en este caso no pican.
A continuación, hojas de Eléboro fétido (Helleborus foetidus) y paseo entre el hayedo.

 
Me...conopsis? Sí, es la vieja conocida amapola amarilla, protagonista de un antiguo post. Al lado, el bonito helecho Gymnocarpium dryopteris.


Un tocón hermoso y unas matillas de fresal silvestre (Fragaria vesca), que por cierto, si no habéis probado sus frutos, las fresas silvestres, son todo un lujo para los sentidos ¡están buenísimas!
Una mariposa de la col (Pieris sp.), y el Bar-Restaurante y Centro de esquí Abodi, donde nos atendieron y comimos muy requetebién.

  También os sonará a algunos esta mariposilla, de esta entrada, la cardera. Estos cardos son diferentes al anterior: Eryngium bourgatii o cardo amatista y Carlina acaulis.


Aquí la casa de Heidi, aquí un milano real (Milvus milvus):


Ya de vuelta, atravesamos muchos pinares de pino silvestre (Pinus sylvestris) y más hayedos espectaculares... hasta llegar a Isaba, un pueblo muy, pero que muy bonito...







¡Precious! ¡¡¡Adiós, Isaba!!!


Related posts (o no)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...