martes, 11 de octubre de 2011

Siemprevivas (Sempervivum montanum, arachnoideum y tectorum), Matafoc

Aquí os traigo unas fotos de las llamadas Siemprevivas (Sempervivum sp.), unas plantas que suelen vivir en alta montaña entre rocas (el término botánico es fisurícola). La escasez de agua que hay entre las rocas obliga a las plantas "a pasar sed". Este tipo de plantas de la Familia Crasuláceas, llamadas en general plantas crasas o suculentas, además de poseer un metabolismo especial, llamado Metabolismo C4 o Metabolismo de las Crasuláceas, acumulan agua en el interior de sus hojas para resistir ese estrés hídrico (o falta de agua) imperante en los rincones donde vive.







Aquí podemos observar como sus flores lanudas, que se cierran al caer el sol, acogen dentro a algunos insectos como esta abejilla, que queda protegida del frío nocturno de algunos sitios donde vive esta planta. En este caso algunas fotos fueron tomadas en el Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de San Mauricio, a unos 2000 m de altitud, cerca del lago de Ratera.







¡Qué bonitas son sus hojas! En este caso me quedé sorprendido del efecto que hacían en la roca, parecía que alguien los había plantado como en una rocalla, formando dibujos.





Y ahora la maravillosa Sempervivum arachnoideum (fíjense en que las hojas parecen estar recubiertas de telarañas, de ahí el nombre):








Y otra vez Sempervivum montanum:






Y por último, Sempervivum tectorum, más grande y apreciada en jardinería (lástima que sólo tenga esta foto, pero no pude hacerle más):

lunes, 10 de octubre de 2011

Macroglossum stellatarum (Esfinge moro, esfinge colibrí)


Condenada y rabiosamente rápida, esta mariposilla diurna es una de las más difíciles de fotografiar (hablo desde mi experiencia, claro). Se le llama esfinge moro y esfinge colibrí.  
Aunque las fotos sean un poco defectuosas, las pongo aquí para dar testimonio de que cuando un fotógrafo/a hace una/s foto/s de este bicho y le sale/n bien, es que es muy buen/a fotógrafo/a, porque lo que es a mí...






domingo, 2 de octubre de 2011

Alkmaar (Holanda)


Me encantó el sitio.
Uno de los muchos canales de Alkmaar, un pueblecito de Holanda. Una delicia. En algunos lugares había un silencio que hacía que se respirara una paz increíble. ¡Vaya un sitio para vivir! -pensé al conocerlo-.
Ahora pienso que no sé si sería demasiado aburrido para vivir, pero desde luego inmejorable para pasar unos días lejos del estrés de las grandes ciudades sí, como cuando fui en esa ocasión a casa de mis amigos, y de regalo visitamos Amsterdam y La Haya. Fue un viajecito memorable.






Related posts (o no)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...