miércoles, 31 de agosto de 2011

Ciervo volante


El ciervo volante (Lucanus cervus) es un insecto coleóptero escarabeiforme (vamos, lo que viene siendo un peazo escarabajo) perteneciente a la familia Lucanidae, que a su vez dentro de la Superfamilia Lucanoidea. Ésta cuenta con más de 1000 especies repartidas por los cinco continentes. La representación europea se limita a un total de 17 especies repartidas en dos familias y siete géneros (Baraud, 1993). Sólo 9 especies se encuentran presentes en la Península Ibérica .

Su tamaño total varía entre los 3 y 9 cm en los machos y los 2,8 y 5,4 cm en las hembras. Presentan un notable dimorfismo sexual y da lugar a su nombre común en castellano. los machos son mayores que las hembras y poseen las mandíbulas mucho más desarrolladas que utilizan para la lucha; tienen una forma que recuerda los cuernos de un ciervo, de donde deriva su nombre común. Se le considera el escarabajo más grande de Europa.
La vida de los adultos oscila entre los quince días y el mes. Sobre las fuentes de mortalidad adulta poco se sabe, aparte de que forman parte de la dieta de diversas aves. Los adultos se alimentan de savia azucarada que lamen de las heridas de los árboles o de jugos de frutas maduras. Las hembras pueden perforar la corteza de los árboles con sus mandíbulas para acceder a la savia.

Su progresiva disminución en el centro de Europa ha provocado su inclusión en el Convenio de Berna como especie protegida y en el anexo IIa de la Directiva Hábitats. Sin embargo, aunque no parece una especie en peligro de extinción, esto no significa que no existan motivos de preocupación. El principal lo constituye la pérdida del hábitat.

Aunque se ha ligado esta especie a la presencia de robledales maduros de Quercus robur, en la Península Ibérica se encuentra también en otras especies de Quercus, como Q. pyrenaica y Q. ilex. En cualquier caso, su dependencia de bosques maduros tampoco está muy clara. En Asturias se encuentra en zonas de campiña, con prados y pequeños bosquecillos y setos dispersos, y también en parques urbanos y en manchas de eucaliptal, suponemos que debido a la presencia de caducifolias como el Castaño, Castanea sativa, dispersas dentro de esas plantaciones. Todo ello hace pensar que esta especie es bastante resistente tanto a la fragmentación como a la degradación de la calidad del hábitat. Sin embargo, en el Reino Unido, donde la especie persiste en un hábitat de campiña la regresión es notable por lo que la fragmentación de hábitat constituye un peligro real. Se ha citado su limitación altitudinal en los 600 m, pero esto es manifiestamente falso, al menos al sur de la Cordillera Cantábrica.
El efecto perjudicial del coleccionismo se ha mencionado como causa adicional.

Bueno, es muy interesante pero me ha quedao larguísimo, si queréis más información, esto lo he sacado de aquí y de aquí. Este estudio también está muy bien.


Detalle de las mandíbulas que le dan nombre



7 comentarios:

  1. Por esta zona donde resido es mas normal ver el escarabajo rinoceronte, tambien muy bonito.


    Gracias por la informacion.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. espectacular....una vez en el Pirineo me toco vuelo general...parecia una peli de extraterrestres!!
    Donde esten estos...buenos bosques!
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
  3. Que raro para mi....
    Gracias por la información.
    Mis saludosssss

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que aquí en la sierra de Madrid cada vez es más raro verlo, aunque sigue habiendo robledales. Además aquí es de tamaño mucho menos que los ejemplares del norte.

    ResponderEliminar
  5. A mi es que siempre me dieron mucho yuyu estos bichos, en Galicia se llaman tambien Vacalouras. Buena entrada

    Bicos

    ResponderEliminar
  6. Si, MªAngeles, el escarabajo rinoceronte también es muy chulo. Lo he visto, pero no tengo ninguna imagen. Besos.

    Hola, camperoinquieto... qué suerte tuviste. Ojalá pueda yo ver algún día un espectáculo como ese. Saludos

    De nada, Miriam. Espero que no te haya dado mucho asco, como le pasa a mucha gente. A mí me parece bonito. Saludosssss

    Curioso lo del tamaño, Jesús. Menos mal que aún os quedan robledales. Esperemos que al menos no se haga más escaso.

    Jajaja, Merce, es lo que tienen los bichos, que o gustan o no gustan nada. Interesante el nombre... vacalouras, mmmmmh... Gracias por tu intervención

    ResponderEliminar
  7. Uhm! El Lucanus Cervus! Me parece una pasada de animal. Siempre me gustó este escarabajo. Lo he visto muy poco, y sólo una vez vivo. Espero que no se llegue a extinguir :(

    ResponderEliminar

Related posts (o no)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...