viernes, 22 de enero de 2010

Capilla Sixtina (Sistine Chapel)



Estas son unas imágenes de la famosa sala, de las que pude obtener en mi paso por la nación del Vaticano, en el transcurso de aquel famoso crucero del que tanto os he hablado... Lo primero que te decía la guía que llevábamos antes de entrar es que era una capilla no muy grande, que no nos esperáramos gran cosa... y que no se permitía hablar alto ni se podían hacer fotos con flash, ya que los frescos habían sido restaurados y se destruían poco a poco con la luz y con el aliento (por el ácido carbónico o CO2, me imagino), por lo que me imaginé que, al entrar, llegaríamos a una sala oscura, pequeña y en silencio.















Cuál fue mi sorpresa al entrar allí... El ambiente que reinaba allí era como el de un bar de pueblo, ruidoso, con un continuo murmullo de fondo, y gente hablando por encima del murmullo, algunos a voz en grito. Un jaleo considerable. La mayoría de conversaciones eran en un idioma llamado castellano, para mi vergüenza. Por si fuera poco, había un continuo destelleo de flashes, como si hubiese aparecido alguien muy famoso por una alfombra roja y todo estuviese lleno de paparazzi.


Por supuesto, podéis clickar en las imágenes y aparecerán más grandes...































Dos vistas del techo.



Esto de arriba es el llamado Juicio Universal, que está en la pared, no en el techo de la sala.



El famoso pasaje del Génesis, La expulsión del Paraíso.



Esta imagen es de la Sibila de Delphos, que me encanta.


No sé si sabéis que la Capilla Sixtina fue una obra encargada por un papa, Julio II, a un artista florentino llamado Michelangelo Buonarroti, Miguel Ángel para los amigos (de aquí). Según la guía, el fiorentino fue requerido varias veces...hasta que cedió (no sé podía llevar la contraria a un Papa). La verdadera historia es que era bajo pena de excomunión. En mayo de 1508 aceptó dirigir la decoración de la bóveda de la Capilla Sixtina, cuyos frescos concluyó cuatro años más tarde, después de un trabajo titánico. En esta obra ideó una grandiosa estructura arquitectónica pintada, inspirada en la forma real de la bóveda. Este esfuerzo le creó más tarde según se cree, una ceguera que le acompañó en los últimos años de su vida.


Es una obra de arte con mayúsculas. Aparecen varios pasajes del Génesis descritos, como Las formas humanas y pintadas aprovechan las curvaturas arquitectónicas de la bóveda, deformándolas para que a la vista no parezca siquiera que la cúpula está curvada. Pero es que además las figuras se salen, parece que estén en 3D. Para los frescos se valió de los más caros pigmentos de aquel entonces: lapislázuli, oropimente, minio, etc. El lapislázuli era caro, pero gracias a que era el Papa el que pagaba, los cielos son de ese intenso color azul, como en El Juicio Final. La restauración llevada a cabo entre 1985 y 1989 sacó a relucir unos colores tornasolados y vívidos que nadie se esperaba, y salieron entonces voces que denunciaban que se había destrozado el original, algún crítico llamó a la restauración el "Chernóbil de la Historia del Arte". Parece ser que siglos de polvo y hollín de las velas había tornado sus audaces contrastes de colores en una triste monocromía.


Os explico lo de las imágenes: Arriba os dejo las imágenes sin retocar (excepto la primera), tal cual las veíamos allí. Más abajo os pongo algunas retocadas (excepto la primera, también, que es original) para que salgan más luminosas. En algún caso son mejores las originales, por el contraste. Perdonad por la calidad, han salido así gracias a mi super-zoom. Pero la fotografía tiene unos límites, como en este caso, cuando casi no hay luz, el techo está muy lejos y el fotógrafo tiene las cervicales hechas papilla de mirar hacia arriba. Y de todas formas están los libros, e internete...



Original...

Las de abajo son ya todas retocadas:







¿Qué gozada, eh? Bueno, espero que os haya gustado. Seguramente podría haber hecho un post sobre Los Museos Vaticanos, pero tampoco tengo tanto material. O a lo mejor tengo bastante. Ya veremos cuándo sale algo más...


Ciao!!












19 comentarios:

  1. Fantastica entrada...cuanto aprendemos en este blog.

    Las pinturas son una preciosidad.

    Los Españoles como siempre dando la nota...somos como niños cuanto mas nos dicen que no hagamos una cosa peor lo hacemos....no hay que hablar y nos ponemos a gritar...fotos sin flash y de pronto funcionantodos...que imagen damos!

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Los españoles dando la nota, como siempre. Que vergüenza, de verdad...

    En fin, la Capilla Sixtina es una de esas cosas que hay que ver antes de morir.

    ResponderEliminar
  3. Lo realmente sorprendente es que te permitieran realizar las fotos, cuando yo estuve allí,el año pasado, estaba totalmente prohibido.
    Es un lugar único, para pasar largo tiempo disfrutando del arte de Miguel Angel.
    Yo eché en falta algo de silencio, en mi caso fue un grupo de alemanes los escandalosos...en todas partes cuecen habas.
    Felicidades por las fotos
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Uno de los sitios a visitar, sin duda alguna... impresionante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Impresionante... siempre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Bonitas...demasiada gente para poder disfrutarlo en tranquilidad...un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Joselez, que buen reportaje de la capilla sixtina y que buenas fotos, yo tengo alguna diapositiva de cuando pasé por allí poco antes de la restauración, pero efectivamente no dejaban usar el flash y me salieron la mayoria movidas (que se le va a hacer) no se a los demas quye estaban igual que yo aguantando la respiración boca arriba, jajajajaja.

    Un abrazo
    el lio de Abi

    ResponderEliminar
  8. La primera vez que estuve allí me pegué a un guía y una de sus explicaciones me dejó asombradísimo.

    Se trata de la escena de la creación, la de la primera foto de tu entrada. El fondo sobre el que está Dios es un cerebro humano, y lo que representa es, lógicamente, que Dios da la inteligencia al hombre. Podría haber visto eso mil veces, y nunca había caído en que ese fondo era un cerebro a pesar de ser tan evidente.

    Muy bonita entrada,felicidades. Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, Mª Angeles y Jose. Son increíbles, les dio una apariencia de relieve y con unos colores que se salían. En este caso sí... ya veo que casi siempre que hay jaleo en el extranjero solemos ser españoles o italianos (somos los que más volumen le echamos a las conversaciones). Y lo de los flashes me dejó flasheado, la verdad.

    Hola, Eulez. Sí me dió vergüenza, sí. En un momento dado, uno de los guardias que allí había se puso a gritar ya como un poseso que si respeto, que si no se debía hablar, que si no sé podía usar flash... me dió pena porque, como le pasa a los profesores, el silencio dura unos segundos, y luego vuelta a empezar. Muy de acuerdo en que hay que verla. Aunque se te tiene que acostumbrar la vista, los cortos de vista como yo tuvimos que esperar a ver las fotos en la cámara y con zoom, porque a simple vista estaba lejos como para apreciar muchos detalles.

    ¡Hola, Begoña! Pues es cierto. Nadie dijo nada de que no se pudieran hacer fotos, pero si de la prohibición del flash (Si no no hubiera hecho ninguna, yo ya tenía mis libros con mejores fotos que estas). Esta es, creo yo, una tendencia de los últimos años. Ante la imposibilidad de que muchísima gente no fotografíe museos y obras de arte (lo he visto hacer en tantos sitios...)en sitios donde está o estaba prohibido, se ha "tirado la toalla" y al menos se pide lo del flash. Pero ni con esas.
    Era un gustazo estar allí viéndolo, aunque no se pudiera disfrutar en paz, y la verdad que a veces los alemanes son también bastante ruidosos... Besos.

    Síii, Pablo, aunque yo intentaría ir en fechas y horarios sin mucha gente, desde luego. Saludos

    Sí que es impresionante, es una palabra que lo transmite muy bien. Saludos.

    Hola, Catarina, bienvenida. En efecto, como ya hemos comentado lo suyo hubiera sido que estuviera en silencio y hubiera sido ya increíble. Por cierto, ya me pasaré por tu blog con más tiempo, pero lo que he visto me ha gustado mucho. Sólo la foto de portada me ha dejado anonadado... Un saludo.

    Hola, Abi, gracias. Ahora salen mejor las fotos porque tienen estabilizador y aún así me tomé mi tiempo e hice un montón, también aguantando la respiración, jajaja...¡y hay muy pocas aprovechables! Un abrazo.

    Hola, Tomás, ¡¡qué interesante comentario!!. Pues precisamente la guía que nos acompañaba fue en este sitio donde no habló, por lo que se ha dicho ya. Un cerebro! ¿Cómo no había caído? No lo había visto, la verdad. Sí, la verdad es que los clásicos no dan sorpresas muy grandes, y si no vas con un buen guía no descubres esos "secretillos" de pintores y artistas. Esta si nos dijo, antes de entrar, que aparecía la cara de Miguel Angel desfigurada, dibujada en una especie de tela o piel que portaba un personaje de El Juicio Final, que el diablo tenía la cara de otro que le había hecho la puñeta, y alguna curiosidad más de la que ahora mismo no me acuerdo. Gracias por la información! Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Es la primera vez que me fijo en el cerebro del que habláis. También coincido con otro comentarista, es una de las cosas que hay que ver antes de irse para el otro barrio. Tiene que ser impresionante, lo de las figuras en relieve alucinante, los colores...¡todo! ¡Qué genio era Miguel Angel! ¡¡¡Tengo pendiente ir!!!

    ResponderEliminar
  11. Es una pasada. Las fotos están genial y el lugar es una maravilla. Me gustaría volver un día de éstos.

    Yo que tú me animaba a publicar sobre los Museos Vaticanos. Siempre viene bien aumentar la culturilla de uno.

    Un arbazo.

    ResponderEliminar
  12. A ver que me aclare, Joselez: ¿Utilizaste o no utilizaste el flash?

    En el primer caso, yo que tú no lo habría hecho forastero. Sea como fuere, las fotos son gozosas, como la entrada. Por cierto,¿dónde está la salida, que he perdido al grupo?...

    Saludos, Joselez.

    ResponderEliminar
  13. Sí, miazulde, es muy curioso. Hay que intentarlo, (lo de verlo, digo), aunque es verdad que te lo esperas más grande, más luminoso, pero como están tan altas las pinturas (el techo de la bóveda) decepciona un poco. Ayuda mucho el verlo en una guía/libro y que te lo explique un/a guía (persona) competente. Chao! :)

    Hola, Tawaki, gracias. Lo haré, tarde o temprano (más bien lo primero). Un abrazo.

    Hola, Javier. Noooo, no puse el flash. Salen claritas porque la cámara es muy maja ella y los programas de procesamiento de imágenes también. Bastante preocupado estaba yo cuando Begoña dijo que no estaba permitido hacer fotos. No vi nigún sitio donde lo prohibieran, sí que dijeron claramente lo del flash y lo de hablar flojito. Efectivamente, mucha gente, casi nos perdemos más de uno... Saludos, Javier.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Joselez¡¡¡
    Genial, extraordinario, sublime, madre mía¡¡

    Yo estuve en 2005 recorriendo Italia y, por supuesto, estuve aquí, pero me prohibieron hacer fotos, je je, tuve a un guarda por mi lado contínuamente.

    Son preciosas¡¡¡


    Abrazos


    A Salto De Mata

    ResponderEliminar
  16. Despues nos extrañamos de ver carteles con la palabra "PROHIBIDO" que vale, puede que sean excesivos, pero la mayor parte de las veces cuando pides que se respeten unas normas y la gente pasa, pues queda el odiado recurso del cartelito del prohibido.

    En mi visita a la Alhambra, tambien habia estancias donde no estaba permitido hablar ni hacer fotografias, claro que de estancia en estancia habia guardias de seguridad que ademas iban controlando el flujo de gente y permitian el paso segun los demas iban saliendo, con lo cual no habia aglomeraciones. Me encantó la organizacion.

    Tus fotos, que es lo importante, pues para dar envidia... a mi al menos :)

    Bicos

    ResponderEliminar
  17. Otra vez pido perdón por no comentaros antes, pero llevo como una semana en cama por circunstancias que no vienen al caso, con un fiebrón del quince, pero ya estoy bien. El caso es que no tenía la cabeza para nada...

    Gracias, Miguel, como siempre, por tu entusiasmo y tus alabanzas. Ya me queda la duda de si se podían hacer fotos aún sin flash, por tanta gente que lo ha comentado. Lo hablamos algunos de los que habíamos ido al viaje y no recordábamos que estuviera prohibido. Si nos acordábamos de la guía avisándonos de que no se podían hacer con flash, y también de los gritos de uno de los guardias, que gritaba NO FLASH! SILENCE!, aunque ya dije que no le hicieron mucho caso, por lo que desistió de insistir. Abrazos

    Hola, Merce! Me alegro de que te gusten, a mí me da mucha alegría tenerlas, porque alguna en concreto, la de la huida del paraiso, la creación y la sibila, son de esas imágenes que tienes desde hace tiempo, y quieres ver de cerca. Tienes toda la razón con eso de as prohibiciones. Si fuésemos un poquito más civilizados no habría tantas... Bicos

    ResponderEliminar
  18. La verdad es que tiene que ser una pasada -artísticamente hablando-, pero aún con esas, yo paso de ir. Le tengo puesta la cruz -nunca mejor dicho- a determinados sitios vaya, y éste es uno :-)

    Besines, Joselez ;-)

    ResponderEliminar
  19. Hola, precious girl!

    ¡Qué bien, no te encontraba por ninguna parte de este universo blogueril, y no sabía que era de tí... ¡jo! Me alegro de "verte".

    Por cierto, tienes que pasarte por aquí:
    http://regularsolamente.blogspot.com/2009/12/feliz-todo-mis-amigos-blogueros-o.html, y me comentas algo, ¿vale? Que te he echado de menos, no creas que no...

    Y sí, entiendo lo de las cruces. Es como lo del Museo Británico, al final el que tiene el dinero y el poder se lo lleva todo (si le dejan). Besineeees!!!!

    ResponderEliminar

Related posts (o no)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...