viernes, 19 de febrero de 2010

Escapada de FIN de AÑO en EXTREMADURA




Hola, buenas... aquí estamos, otra vez en marcha. Esta vez voy a revivir con vosotros la salidita de fin de 2009 y principios del 2010. El destino fue Extremadura, tierra hermosa que ya habíamos visto algunos compañeros de viaje como Javi y Rufo, y yo mismo, solo que esta vez iba a ser en Badajoz, y no en Cáceres, como en esta otra ocasión. Como véis, en esta parte del viaje, que era Ciudad Real (os recuerdo que veníamos de Murcia), estaba todo bastante inundado. Daba un poco de miedo, porque hacía bastantes días que estaba lloviendo por aquí, y se habían salido los ríos. Estas imágenes corresponden al Guadiana y a algún afluente. Comprenderéis que para unos seres acostumbrados al secano total, el que nos lloviera el correspondiente a casi un año en el camino, nos agobiaba bastante...












Y así seguimos, viendo los efectos de la riada en álamos, chopos, fresnos, olmos e incluso quejigos... ¡Y el agua corría bastante!





Por las faldas de las montañas veíamos ya la típica vegetación del matorral mediterráneo... y es que no en vano pasábamos cerca del Parque nacional de Cabañeros.

Más imágenes desde la carretera...menos mal que no era yo el que conducía, porque iba tomando las fotos en marcha!
No sé si habíamos llegado ya a la provincia de Badajoz, ya estábamos en tierra de dehesas; en ese momento estaba lloviendo a cántaros, y de pronto... ¡¡TACHÁÁÁN!! Las primeras grullas, protagonistas de esta entrada:
Esta fue la mejor foto que pude sacar (imaginaos, paramos el coche pero caía una buena cortina de agua); así que, después de la emoción, seguimos.
Ya en la provincia de Badajoz, cerca de Puebla de Alcocer (ved más abajo qué castillo más hermoso tiene) pasamos de largo, después de comer allí un rico jamón y queso del lugar, y se puede decir quecorríamos hacia la tormenta. Y es que llevaba lloviendo unos nueve días, sin parar, y no había muchos indicios que permitiesen vislumbrar lo contrario. Y si no, observad el cielo que había en ese momento:
El Castillo de Puebla de Alcocer, y los alrededores ¡había cigüeñas! Yo ya había leído que algunas se quedaban en invierno, pero no me esperaba a tantas como vimos durante todo el viaje.
Al lado (a la derecha) estaba el Convento de la Visitación, de fachada plateresca... (esta foto no es mía)¡y con cigüeñas! Aquí ya salió el sol, dejó de llover durante un rato... y eso nos mostró unos preciosos paisajes del campo en Extremadura.


Ya nos acercamos al Embalse del Zújar, que era donde habíamos reservado la casa rural, y que nos gustó bastante.
Detalle de los musgos y líquenes que podíamos ver por allí:
Varios musgos: Pleurochaete squarrosa con Bryum sp. y un líquen, Cladonia (probablemente pyxidata).

Vistas del embalse con algo de luz del atardecer:
Aquí un personajillo de 5 meses que era casi más grande que todos nosotros, un mastín llamado Martín.

A la mañana siguiente fuimos por el camino de las Golondrinas, como no había recomendado el buen amigo Atanasio, para ver aves esteparias.
Los regueros de agua por todas partes, indicaban que el suelo no podía aceptar más agua, estaba saturado, rezumante.



De aquí hay mucho que decir, y es que son unas extensiones alucinantes, los Llanos de La Serena. A mí me encantaron. Lo bueno es que a pesar del viento gélido que nos quería tumbar cuando salíamos de los coches, vimos avefrías, chorlitos dorados, cigüeñas y ¡sisones! Yo no había visto nunca, así que supuso una verdadera ilusión, aunque fuera a mucha distancia (son muy asusustadizos). Ah! y también alondras, cogujadas montesinas y calandrias.
Avefría (Vanellus vanellus) y Chorlito dorado (Pluvialis apricaria), dos de nuestros visitantes invernales, que se cuentan por miles, en la Península.

Paisaje típico de los de allí, donde estaba el tiempo algo jodío, como podéis ver.

¡Tachááán! Aquí os presento a mis amigos los sisones (Tetrax tetrax). Sé que no parecen otra cosa que bolicas blancas y marrones pero... ¿qué queréis? ¡Estaban muy lejos! En realidad íbamos buscando a sus hermanas mayores, todo hay que decirlo, las avutardas (Otis tarda), pero a falta de pan, buenas son tortas. A la próxima será la vencida...

Las dos son especies que han visto mermados sus efectivos, debido sobre todo a la reducción de su hábitat (estepas y llanos) y las molestias ocasionadas por la gente (como los cazadores, vimos unos cuantos), ya que son aves asustadizas. También en el caso de las avutardas, los tendidos eléctricos, ya que al ser la mayor ave voladora (la que más pesa de Europa, es como un pavo), maniobra con dificultad en vuelo, y existe una alta mortandad por este motivo.

Los sisones y Avutardas aparecen como Aves de Interés especial según el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, según la comunidad son sensibles a la alteración de su hábitat, están en peligro de extinción o son vulnerables. Creo importante decir que Extremadura es uno de sus santuarios en la Península, y que España alberga la mitad de individuos de la especie ¡nada más y nada menos! así que, cuando la gente dice que estos campos son feos, no valen nada, o no se les saca rendimiento, o hay que poner regadíos, a mí se me encoge un poquillo el estómago, qué queréis que os diga...

Aquí una cigüeña pasando frío, y un árbol tortuoso con nidos.
Al final salimos de los Llanos, y nos acercamos hacia Cabeza del Buey y Almorchón. Como vais a poder ver, había unas cuantas grullas en las dehesas. Las fotos no las tengo mejores, a lo mejor os pongo de mi hermano, que tiene mejor material. Ya veremos, más adelante.
Y saliendo de los llanos, este mundo se abría ante nuestros ojos. el Micromundo (liquenólogos y musgólogos, qué bonito es vuestro mundo, pero qué complicadas de determinar son las especies -para mí al menos-).

Rhizocarpon geographicum con ¿Caloplaca?, líquenes a la izquierda y Hedwigia ciliata, un musgo, a la derecha.


Parece ser que son Parmelia y Caloplaca carphinea, unos líquenes que viven sobre rocas.

Pasamos de largo por el castillo de Almorchón:
Y llegamos a Benquerencia de la Serena, pueblo muy bonito con paisajes espectaculares, y también ruinas de un antigo castillo. Estas son algunas fotos que tomé allí:


Y más de microflora (y el caso es que me suena; si hay algún briólogo en la sala...):

Unas Potiáceas...

De nuevo Caloplaca carphinea y otro muy bonito, de un amarillo azufre espectacular.

Subimos a las ruinas del castillo:

Vistas desde el castillo de la gran extensión de los Llanos de la Serena. Sólo un par más:


Comimos allí, en un bar restaurante, algo (daban tapas con la cerveza). Y ya salimos de allí, en dirección a Castuera. Allí, frente al Ayuntamiento, un palacete muy chulo y la iglesia, con su nido de cigüeñas encima, como está mandao:

Después callejeamos y vimos esta casona con su escudo sobre la puerta y una calle típica.

Salimos de allí y nos esperaba esta sorpresa en la rotonda de salida del pueblo:

Y seguimos, carretera y manta. Por las carreteras, antes de irse el sol, otra vez bonitos paisajes:


Llegamos a un "pueblecito" que por fuera parecía pequeñito, Campanario, pero oye, una vez dentro nos perdimos y no había forma de salir. Parecía una especie de maldición. Los lugareños intentaron ayudarnos y entonces salimos. Si es que no hay nada como preguntar...

Entonces fuimos por una carretera estropeada, atravesando unos paisajes muy peculiares que me recomendó Atanasio. Una zona cuarcítica, con los típicos "dientes de perro", formaciones típicas de este tipo de rocas. Lástima que no hubiera luz. Sin embargo, cuando nos paramos junto a un puente, se abrió un poco el cielo y me dejó echar unas cuantas fotines, antes de hacerse noche cerrada:

En la foto anterior se aprecian los dientes de perro saliendo de la tierra, en el cuadrante de abajo a la derecha.

¿Adivináis quién se lo pasó mejor durante este día? Pues cuando los dejábamos salir porque si no espantaban a los pájaros... quién va a ser, Rufo y Martín el mastín. Por cierto, que eso era al aire libre, porque cuando volvimos a la casa, Rufo, ya anciano, veía peligrar unos derechos que ele eran otorgados desde antiguo, y Martín, que era un estropicio con patas aún sin mucha cabeza (bueno, volumen si tenía, lo que no tenía era capacidad para diferenciar el bien del mal, debido a su corta edad).

Bueno, espero no haberos desesperado demasiado con tanta foto. Queda otro día donde vimos más grullas, en Navalvilar de Pela, pero esa será otra historia... (Próximamente en sus pantallas).

11 comentarios:

  1. Muy chulo tu viaje... Aunque temo decirte que lo podrías haber mejorado un poquitíiin más parando unos instantes en ciudad real y llamándome (correo). Aquí al lado hay una ZEPA donde se encuentran avutardas, sisones, gangas y ortegas.
    la próxima quiza...

    De todas formas me he divertido mucho con tu escapada navideñas... ¿no sé como has esperado tanto para contarnosla...? Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Muy buen viaje!

    cada vez me gusta mas esta tierra para ir a visitarla.

    Muy buen reportaje.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Buena serie de foto de mi querida Extremadura.
    Buen reportaje.
    Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Un completo y detallado reportaje de tu viaje por Extremadura

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Vaya, Anzaga... pues para la próxima te tomo la palabra. De todas formas eran malas fechas. Nos fuimos el 31 de Diciembre para allá.
    No sabía que hubiera ZEPAS esteparias por allí... al final pasamos por Las Tablas pero todavía estaban fatal... espero que sea verdad que hayan mejorado.
    Me alegro de que te hayas divertido. He tardado porque soy muuuuuy lento en seleccionar las miles de fotos (ya he comentado que soy un exagerao?) y porque llevo una mala temporada de mucho trabajo, gripes, virus y bacterias malas que no me dejan ponerme mucho al ordenador (porque no tengo cabeza, fundamentalmente...jeje). Un abrazo.

    A MªAngeles y Jose... pues muy buen destino, si no habéis ido. Yo se lo recomiendo a todo el mundo. Ya iréis viendo más cosas, gracias por pasaros, majetes. Besos.

    Gracias, Pizarro, si es que vivís en una tierra estupenda... Yo intento "venderla" bien, porque me tiene prendao. Tengo que volver más veces. Un abrazo.

    Gracias, Begoña, por pasarte y comentar. Espero que te guste el próximo capítulo, aunque será más pajarero, me temo. Besos.

    ResponderEliminar
  6. El musgo de filidios más amarillentos y alargados es Pleurochaete squarrosa, mientras que el otro, más compacto y de color verde oscuro, es del género Bryum. Podría decir que me recuerda a B. caespitosum, pero identificar un Bryum sin microscopio es una osadía. El líquen con podecios en forma de trompeta que aparece entre los musgos es una Cladonia. No se ve muy bien, pero por la textura de la primera foto diría que es C. pyxidata.

    En la cuarta foto hay un líquen amarillo que es Rhizocarpon geographicum, muy característico de las cuarcitas hercínicas de la Península y que se llama así porque a menudo hace parecer a la roca un mapa. El líquen blanco agrietado del centro podría ser una Caloplaca, pero no estoy seguro.
    El musgo de la quinta foto (con las puntas de los filidios blancas) es Hedwigia ciliata.
    El siquiente líquen, gris-azulado, parece una Parmelia tipo P. tiliacea, pero no estoy seguro.
    Sobre el líquen de la séptima foto me voy a mojar y voy a decir que es Caloplaca carphinea.

    La siguiente tanda es de tres fotos del mismo musgo. Es de la familia de las potiáceas, pero no me atrevo a decir nada más.
    La penúltima foto parece otra vez Caloplaca carphinea, ¡menudo ejemplar más grande!
    Finalmente el lídquen amarillo azufre... ni idea :-)

    Un saludo y que sigas enseñándonos todo lo que te encuentras por ahí.

    ResponderEliminar
  7. Me ha salido cortado el comentario anterior y sin las cursivas en los nombres científicos. Al principio aclaraba que sólo me refería a las fotos de criptógamas y que me habían gustado mucho, ¡un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, amigo copépodo... ya me apunto los nombres. Algunos sí me eran familiares, como el Pleurochaete o el Rhizocarpon, pero otros... ni idea.
    ¡un saludete!

    ResponderEliminar
  9. Hola Joselez. Menuda salida os habéis marcado, y que forma tan agradable y amena de contarla.
    Y las fotos muy guapas y elocuentes, de cansar nada, todo lo contrario.
    saludos.

    ResponderEliminar
  10. Sí que fue provechosa, pareja, me alegro que os haya gustado y que la hayáis terminado. A otros les parecerá larguísima, pero siempre me pasa, al final no sé que quitar...

    Gracias por este comentario que me tan buen sabor de boca, saludos.

    ResponderEliminar
  11. Que me ha dejado tan buen sabor de boca, quería decir. Chao...

    ResponderEliminar

Related posts (o no)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...