sábado, 18 de julio de 2009

Campos de Hernán Perea (o Pelea)

Hoy no quiero decir casi nada, sólo mostrar estos paisajes, y es que estos campos son muy bellos.



Aquí el famoso Pino Galapán (Pinus nigra subsp. salzmanii), que no me cabía en la foto (aunque no lo parezca, es impresionante de grande).



Conduciendo hacia los Campos, se estaba haciendo de noche...



En Los Campos de H. P. propiamente dichos, se respiraba una paz que en pocos sitios he notado. Son unas extensiones enormes de tierras, algunas ya cultivadas, sin rastro de árboles, si acaso un majuelo como el siguiente, aislado, y algunos pinos en las montañas calcáreas circundantes. Y poco más. Soledad.

La aridez aparente viene dada por los grandes cambios de temperatura que sufren estos campos. Sólo plantas herbáceas como las gramíneas, superan estas temperaturas altísimas en verano y bajísimas en invierno. Y las variaciones del día y la noche son también brutales, como pude comprobar.



Cerca, donde empezaban a abundar los pinos negros, había manchas de enebro rastrero, planta que adopta así una forma que le hace resistir mejor las heladas y las nevadas. En el interior de estas manchas de matorral se alojan muchas plantas, protegidas así por el enebro.



Esta disposición en la vegetación (qué es una asociación vegetal perfectamente descrita) de los pinos y especies que lo acompañan, a mí me recuerda a un jardín o un campo de golf grandioso.





Cerca, La Sagra. Y un pino negro o laricio solitario, de esos de forma de bandera, batido por los vientos.



9 comentarios:

  1. Bello reportaje de un paraje desolador pero que no te deja indiferente cuando lo visitas, un terreno árido que pone a prueba a plantas y personas.
    El Galapán, dificil de conseguir mostrar su tamaño (se necesitan cuatro personas con los brazos extendidos para abrazar su tronco) es uno de los pocos ejemplares que quedan por el Parque con personalidad propia y que hayan resistido a los años y al hacha.
    Le sacaste jugo a la visita, que a más de uno dejaría tan desanjelado como el propio terreno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. una gran serie, me ha gustado mucho, y si algun dia ando por ahí no dudare en acercarme.
    Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  3. Preciosas imágenes, precioso paisaje :)

    Felices vacaciones, los hay que no tenemos tanta suerte ¬¬ jijiji

    Un besico majo!

    ResponderEliminar
  4. Juan T.A., se nota que estuviste allí, además lo ví en tu blog, es una zona desolada pero muy bonita, saludos.

    Gracias, JL LEAL, vale la pena acercarse por allí, al menos para mí.

    Gracias, Vero... pero respecto alas vacaciones, no he entendido bien la entrada de tu blog o dices que tienes unos dos meses de vacaciones? Si no es así, disfruta igualmente de lo que tengas...
    Un besico pa tí también.

    ResponderEliminar
  5. Sólo vacaciones blogueras Joselez :) Y gracias, no problemo, intento disfrutar con cualquier cosa que hago (aunque a priori resulte ingrata) si no pa´qué?! xD

    Un besote!

    ResponderEliminar
  6. ES PRECIOSO, TAL VEZ INTERESANTE CONSIDERAR LA CREACION DE UN FIDEICOMISO O FONDO DE REFORESTACION, SERIA ESTUPENDO LLENAR NUEVAMENTE ESAS TIERRAS DE ARBOLES TAN HERMOSOS COMO LOS QUE HUBO. OSWALDO PEREA/MEXICO.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Oswaldo, por pasarte por aquí y comentar. En realidad eso haría falta en muchísimas zonas de la Península Ibérica (tanto en España como en Portugal), pero en este caso la falta de árboles responde más bien al clima, qué es tan extremo que solamente pueden crecer algunos individuos aislados, y los matorrales son almohadillados, para soportar los fuertes vientos y las constantes heladas de la mayor parte del año.

    Saludos para México.

    ResponderEliminar
  8. vale, yo soy de santiago pontones, tengo un albergue de montaña en don domingo (la entrada a los campos) y te cuento: los libros en los que los antiguos moradores contaban sus historias, nombraban este paraje como "los campos de hernan pelea". aunque siempre los hemos conocido con el otro nombre, realmente a nadie le molesta que se digan de una manera o de otra, nuestros abuelos eran, aun son y seguiran siendo los mas sabios, asique realmente da igual. Lo que pasa es como con Cazorla y Segura: todo el mundo conoce cazorla y nadie segura, cuando es segura la que tendria que ser famosa, aunque estamos agusto asi, sin tanto hotel ni tanta mierda.

    un saludo compañeros y OS ESPERAMOS Y RECIBIREMOS CON LOS BRAZOS ABIERTOS.

    PD: no son enebros rastreros, son sabinas rastreras (juniperus sabina) jejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je je je que jodido el anónimo anterior, "sin tanto hotel ni tanta mierda", claro como el ya tiene uno, pues no quiere que haya ninguno más en la comarca. Que listo es el minicono

      Eliminar

Related posts (o no)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...